"Al rescate de nuestro pasado para salvar nuestro futuro"


   
 
  Leyendas Prehispánicas
Leyendas
Del Anahuac


Nuestros antepasados utlizaban las leyendas como inducción y herramienta de estudio. A las leyendas las impregnaban de metaforas y simbolismos, esto lo aprovechaban nuestros ancestros para dejar plasmadas enseñanzas ocultas, que los propios estudiantes tenian que ir develando conforme avanzara su enseñanza.
 
  • El Nacimiento de Quetzalcoatl Kukulkan





 

El Nacimiento de Hutzilopochtli


Mucho honraban los mexicas a Huitzilopochtli sabían ellos que su origen, su principio fue de esta manera: En Coatépec, por el rumbo de Tula, había estado viviendo, allí habitaba una mujer de nombre Coatlicue. Era madre de los cuatrocientos Surianos y de una hermana de éstos de nombre Coyolxauhqui. Y esta Coatlicue allí hacía penitencia, barría, tenía a su cargo barrer, así hacia penitencia, en Coatépec, la Montaña de la Serpiente. Y una vez, cuando barría Coatlicue, sobre ella bajó un plumaje, como una bola de plumas finas. En seguida lo recogió Coatlicue, lo colocó en su seno. Cuando terminó de barrer, buscó la pluma, que había colocado en su seno, pero nada vio allí. En ese momento Coatlicue quedó encinta. Al ver los cuatrocientos Surianos que su madre estaba encinta, mucho se enojaron, dijeron: -“¿Quién le ha hecho esto? ¿Quién la dejó encinta? Nos afrenta, nos deshonra”. Y su hermana Coyolxauhqui les dijo: “Hermanos, ella nos ha deshonrado, hemos de matar a nuestra madre, la perversa que se encuentra ya encinta. ¿Quién le hizo lo que lleva en el seno? Cuando supo esto Coatlicue, mucho se espantó, mucho se entristeció. Pero su hijoHuitzilopochtli, que estaba en su seno la confortaba, le decía: -“No tenías, y sé lo que tengo que hacer” Habiendo oído Coatlicue las palabras de su hijo, Y entretanto, los cuatrocientos Surianos se juntaron para tomar acuerdo, y determinaron a una dar muerta a su madre, porque ella los había infamado. Estaban muy enojados, estaban muy irritados, como si su corazón se les fuera a salir. Coyolxauhqui mucho los incitaba, avivaba la ira de sus hermanos, para que .mataran a su madre. Y los cuatrocientos Surianos se aprestaron, se ataviaron para la guerra. Y estos cuatrocientos Surianos, eran como capitanes, torcían y enredaban sus cabellos, como guerreros arreglaban su cabellera. Pero uno llamado Cuahuitlícac era falso en sus palabras. Lo que decían los cuatrocientos Surianos, enseguida iba a decírselo, iba a comunicárselo a Huitzilopochtli. Y Huitzilopochtli le respondía: -“Ten cuidado, está vigilante, tío mío, bien sé lo que tengo que hacer”. Y cuando finalmente estuvieron de acuerdo, estuvieron resueltos los cuatrocientos Surianos a matar, a acabar con su madre, luego se pusieron en movimiento, los guiaba Coyolxauhqui. Iban bien robustecidos, ataviados, guarnecidos para la guerra, se distribuyeron entre sí sus vestidos de papel, su anecúyotl, sus ortigas, sus colgajos de papel pintado, se ataron campanillas en sus pantorrillas, las campanillas llamadas oyohualli. Sus flechas tenían puntas barbadas. Luego se pusieron en movimiento, iban en orden, en fila, en ordenado escuadrón, los guiaba Coyolxauhqui. Pero Cuahutlícac subió en seguida a la montaña, para hablar desde allí a Huitzilopochtli, le dijo: -“Ya vienen”- Huitzilopochtli le respondió: -“Mira bien por dónde vienen”. Dijo entonces Cuahuitlícac: “Vienen ya por Tzompantitlan” Y una vez más le dijo Huitzilopochtli: -“¿Por dónde vienen ya? Cuahuitlícac le respondió: -“vienen ya por Coaxalpan”. Y de nuevo Huitzilopochtli preguntó: -“Mira bien por dónde vienen”. En seguida te contestó Cuahuitlícac: -“vienen ya por la cuesta de la montaña”. Y todavía una vez más le dijo huitzilopochtli: -“Mira bien por dónde vienen”. Entonces le dijo Cuahuitlícac: -! Ya están en la cumbre, ya llegan, los viene guiando Coyolxauhqui”.

 
En ese momento nació Huitzilopochtli, se vistió sus atavíos, su escudo de plumas de águila, sus dardos, su lanza-dardos azul el llamado lanza-dardos de turquesa. Se pintó su rostro con franjas diagonales, con el color llamado ‘pintura de niño. Sobre su cabeza colocó plumas finas, se puso sus orejeras. Y uno de sus pies, el izquierdo era enjuto, llevaba una sandalia cubierta de plumas, y sus dos piernas y sus dos brazos los llevaba pintados de azul. Y el llamado Tochancalqui puso fuego a la serpiente hecha de teas llamada Xiuhcóatl, que obedecía a Huitzilopochtli. Luego con ella hirió a Coyolxauhqui, le cortó la cabeza, la cual vino a quedar abandonada en la ladera de Coatépetl. El cuerpo de Coyolxauhqui fue rodando hacia abajo, cayó hecho pedazos, por diversas partes cayeron sus manos, sus piernas, su cuerpo. Entonces Huitzilopochtli se irguió, persiguió a los cuatrocientos Surianos, los fue acosando, los hizo dispersarse desde la cumbre del Coatépetl, la montaña de la serpiente. Y cuando los había seguido hasta el pie de la montaña los persiguió, los acosó cual conejos, en torno de la montaña. Cuatro veces los hizo dar vueltas. En vano trataban de hacer algo en contra de él, en vano se revolvían contra él, al son de los cascabeles y hacían golpear sus escudos. Nada pudieron hacer, nada pudieron lograr, con nada pudieron defenderse. Huitzilopochtli los acoso, los ahuyento, los destruyó, los aniquilo, los anonado. Y ni entonces los dejó, continuaba persiguiéndolos. Pero, ellos mucho le rogaban, le decían: -“¡Basta ya!”. Pero Huitzilopochtli no se contentó con esto, con la fuerza se ensañaba contra ellos, los perseguía. Sólo unos cuantos pudieron escapar de su presencia, pudieron librarse de sus manos. Se dirigieron hacia el sur, porque se dirigieron hacia el sur se llamar Surianos, los pocos que escaparon de las manos de Huitzilopochtli. Y cuando Huitzilopochtli les hubo dado muerte, cuando hubo dado salida a su ira, les quita sus atavíos, sus adornos, su anecúyotl, se los puso, se los apropió los incorporó a su destino, hizo de ellos sus propias insignias. Nadie apareció jamás como su padre. A él lo veneraban los mexicas, le hacían sacrificios, lo honraban y servían. Y Huitzilopochtli recompensaba a quien así obraba. Y su culto fue tomado de allí, de Coatépec, la montaña de la serpiente, como se practicaba desde los tiempos más antiguos.

Interpretación de la Leyenda

Podemos encontrar en este Mito, descrita de una forma muy sencilla la creación del mundo y sus leyes que lo gobiernan; así tenemos representando  el sol a Huitzilopochtli, la luna (Coyolxauhqui) las estrellas (los 400 surianos) y el caos de donde surge todo (Coatlicue), es pues una bella exposición de Cosmogenesis (Cosmo=Orden Génesis=Origen).


        Resulta interesante saber que los Tlamatinime (maestros sabios) en sus enseñanzas, reunían los 4 pilares del conocimiento humano Ciencia, Filosofía, Arte y Espiritualidad que un solo símbolo, piedra, leyenda, etc. Contenía diferentes significados para que el que de acuerdo al nivel de sabiduria, extrajera el conocimiento que necesitaba de estas enseñanzas.

  
        Podemos interpretar esta leyenda si cada personaje lo llevamos a nuestro interior.


         Coyolxauhqui: Se traduce como “la de cascabeles en las mejillas” que entre los aztecas los cascabeles en las mejillas representaba voluptuosidad la Lujuria, uno de tantos defectos que todo ser humano posee. Es también representante de la Luna, este astro es el que más influye en la vida del ser humano.


         400 Surianos: Para nuestros antepasados representaban varias conotaciones 
una era de "muchos o multitud" y la otra era de caracter astronómica que era la división de la boveda celeste en 400 cuadrantes  también representaba las estrellas y como dato adicional podemos decir que en el cuadrante 52 es donde se úbica el Anahuac y que este dato representó el ciclo calendárico mas importante entre los pueblos del Anahuac. Y la otra representación que se le daba era de caracter interno que eran los defectos sicologicos que todos llevamos dentro.

           Huitzilopochtli: "Colibri izquierdo azul" Representaba al sol y al Dios de la Guerra, porque desde el día que nació tuvo que luchar  “El sol que renace de entre la oscuridad de la noche” es representación de la Luz, de la sabiduría, la conciencia, del amor, valores positivos que nos quedan y que deben luchar contra las potencias tenebrosas de la oscuridad de la noche que representa nuestro interior, donde nuestra luz, nuestro niño interior debe vencer a la oscuridad, trabajo por la perfección de cada uno de nosotros. Nuestros abuelos dicen que en invierno mirando hacia oriente donde nace el sol, se ven los primeros rayos del sol como el aleteo de un colibri


            Coatlicue: Ella representa a nuestra madre Tierra, quien concibe a Huitzilopochtli el sol, similar a Jesús sin contacto de varón. Coatlicue se traduce como “La de falda de Serpientes”, la serpiente se asocia según el zodiaco azteca a los órganos creadores.


           Coatepec: "Montaña de la serpiente". Es el simbolismo del camino que hay que seguir hacia la perfección, este se asemeja a una montaña.


          Xiucoatl: “Serpiente de fuego”, es la fuerza capaz de destruir nuestros defectos psicológicos, similarmente en la india es la serpiente ígnea Kundalini, es el fuego sagrado que dirigido a los defectos los 400 surianos, previamente comprendidos los elimina y es cuando Huitzilopochtli o nuestra conciencia se reviste de las ropas e insignias de los 400 surianos o defectos que tenian atrapada nuestra luz del interior. Esta reminicencia todavia queda entre el pueblo de México, en las celebraciones decembrinas, cuando el niño (Huitzilopochtli) toma su (Xiucoatl "serpiente de fuego") el palo, con el cual golpea la Piñata la que contiene 7 picos (Los que representan nuestros defectos "los 7 pecados capitales los 400 surianos") y cuando el niño revienta la piñata, caen los regalos de la piñata o sea (las ropas e insignias con las que se reviste Huitzilopochtli.)
 

Visión Astronómica

 


El mito tiene una doble connotación: la salida diaria del Sol, con la cual las estrellas desaparecen virtualmente de la cúpula celeste, pero también el suceso astronómico del solsticio de invierno, cuando el Sol inicia desde el sur su ascenso hacia el norte, fenómeno del que toma su nombre en lengua azteca, Hutzilopochtli, en virtud de que es en ese momento cuando el Sol es la más pequeña de las aves, el colibrí, y porque los pueblos prehispánicos de este hemisferio se orientaban mirando hacia el sur, lo cual explica que el diminuto pájaro sea zurdo, o del lado izquierdo, que es el flanco del ser humano que queda al oriente desde esa perspectiva y lo que ya mencionamos que los 400 surianos representan los cuadrantes con los que dividian la boveda celeste, que sirvio a nuestros abuelos como base para la creación del calendario mas exacto de que alla creado el hombre, asi como a la división territorial del Anahuac y toda su visión cosmogenetica.

Volver al inicio


Proyecto Katún 13, A.C.

 
Facebook botón-like
 
Publicidad
 

Apoyanos

 
Gracias por tu apoyo

Proyecto Katún 13, A.C.
Contactanos:

http://facebook.com/katuntrece
https://www.facebook.com/Proyecto-Kat%C3%BAn-13-Asociacion-Civil-274648126000929/
jomapi2@hotmail.com

Tel. 01 (449) 320 74 57
Cel. 045 449 107 70 58
 
Total de visitantes 26244 visitantes (43053 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=